Grau y Manu Molina, cortan y cosen

Grau y Manu Molina, cortan y cosen

[ad_1]

Como las victorias van con él, El Real Zaragoza ha transitado el proceso de madurez y divorcio como equipo. Sus victorias ante la Ponferadina y el Sporting le devolvieron principalmente a la senda futbolística y de rendimiento que había perdido el Lugo. El Zaragoza ha adquirido en los últimos dos días un cuerpo competitivo admirable y una serie de rasgos que han sido anunciados como su identidad, estilo y modelo.

Una versión que presentó al Zaragoza en las preliminares y las dos primeras jornadas; Juan Carlos Carcedo Ajusta las costuras del equipo, según el partido y según el competidor, confecciona la indumentaria más adecuada, explora hilos y estampados. En este proceso, el equipo comienza a representarse en una fórmula donde el doble polo es la seña de identidad y el núcleo del fútbol. Zaragoza de Carcedo debe empezar a entender. Jaime Grau y Manuel MolinaYa se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la competición.

Los dos se han combinado a la perfección, y vieron todo lo más destacado en la victoria del pasado sábado en La Romareda. El Zaragoza empezó a definir al equipo de fútbol sobre esta analogía, que es la columna vertebral del plano cartesiano del fútbol: defensa, ataque y transiciones.

Jaime Grau En el partido contra el Sporting mostró un gran desempeño defensivo, jugando como tercer defensa central en los entrenamientos. Se le veía como pieza fundamental fuera del balón, interponiéndose entre Jair y Luis López (o Francis), pero ante el Sporting, como hizo ante el Levante, actuó como un delantero más en la zaga. Mucha presencia en su propia área y defendiendo cerca de los dos centrales. Jaume Grau ganó 4 de los 6 tiros aéreos disputados. 5 autorizaciones firmadas; 2 entradas; 1 intercepción y 1 tiro bloqueado. Información de defensa avanzada para el jugador medio.

La izquierda es un guardia. Actúa como contrapeso al marco táctico de Carcedo, lo que explica por qué el técnico mejoró notablemente la propuesta sobre el Lugo cuando el Valencia fue expulsado, y por qué el Zaragoza naufragó ese día. El lateral izquierdo, gracias a su sentido posicional, capacidad de lectura y concentración, sabe cuándo defender hacia adelante, cuándo ayudar a los defensas centrales, cuándo compensar o pasar a la cobertura lateral. Su altura y buen juego aéreo también suman a su valor defensivo. No fue el zurdo más libre la temporada pasada hasta que un infarto lo obligó a retirarse de esta manera. Esa versión de él pisoteó el campo contrario más que él mismo, anotando dos goles. Carcedo le ha dado otros papeles tras descubrir una buena línea defensiva en el centro del campo.

Partido Ponferradina - Real Zaragoza
Partido Ponferradina – Real Zaragoza
Luis de la Mata / LOF

Era el técnico más conocido. Manuel MolinaUna extensión de su paso por el campo de Ibiza. Molina completa a Valentín Vada en la posición de segundo año del mediocampo. En los últimos dos juegos, ellos y la izquierda se superpusieron y distribuyeron las distintas alturas de esa área en una cuadrícula. La correa de transmisión es Manu Molina. Si la izquierda es el equilibrio, es el dinamizador. Es el responsable de gestionar y organizar el equipo con balón, empezando por pasar el balón. Su movilidad, conciencia y velocidad lo convierten en una presencia dominante en el circuito de pases. Repartió un 87 (82 por ciento de acierto) sobre el Sporting.Tocar balones en el campo y brindar apoyo constante. Su asociación con Vada También comienza a lanzar cosas interesantes. Zaragoza es un engranaje que tira y acelera en campo contrario. En el partido del Sporting, Molina conectó con Vada para 15 tiros, la mayor cantidad de tiros del equipo contra Louis-Jair. Ya eran la pareja más conectada de la Ponferadina (13 veces).

Este rasgo convirtió a Molina en uno de los mejores jugadores de la temporada. Ya es el segundo jugador que más pases realiza en segunda división, superando a Nwakali (Ponferadina) con 385 y al central Eric Curbelo (Las Palmas) con 377 en segunda división. Marcos Aguado (Andorra), con 359. Todo ello con un 87,3% de precisión. Además, esos pases se caracterizan por su calidad. Manu Molina es el segundo jugador de toda la liga con más pases en profundidad, el cuarto con más pases al tercero final y el séptimo con más pases de touchdown. Es decir, su carga está por encima de las líneas y aumenta el grupo.

Pero el trabajo defensivo de Molina, sobre todo defendiendo a los delanteros, acosando al campo contrario, consiguió 4 goles ante el Sporting. Lo que se le ocurre a él y a su izquierda es el corte y cosido de Zaragoza.

[ad_2]

contributor

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.