NBA: Bill Russell y el asombroso traspaso que cambió el destino de la NBA

NBA: Bill Russell y el asombroso traspaso que cambió el destino de la NBA


miEn el año Era 1956 y los Celtics, el equipo más exitoso en la historia de la NBA, aún no había ganado un título. Tenían un gran equipo con Bob Cousy, uno de los primeros armadores creativos, Ed McAuley, Bill Sharman… pero faltaba algo. Red Auerbach, el arquitecto de la conferencia de baloncesto de Boston, se obsesionó con un joven llamado Bill Russell. El pívot de 2,08 metros, del que algunos han hablado como un milagro: «cambiar el baloncesto». Y otros no le aconsejaron: «No podía meter un metro en el aro».

En aquel entonces, los interiores tenían que puntuarse. La defensa no fue nada. Russell era una especie de anomalía en el baloncesto, pero Auerbach estaba convencido de que era algo que le faltaba al equipo. Así que se puso a trabajar tratando de encontrar un pivote. No fue una tarea fácil. Su hijo estuvo 55 juegos invicto con la Universidad de San Francisco y ganó dos títulos de la NCAA seguidos. Todos los equipos lo conocen y pronto será seleccionado en el draft. Los Celtics tuvieron la oportunidad de entrar en la séptima selección.

Bill Russell durante su primera sesión de práctica con los Celtics. / ap

Los Rochester Royals elegirán primero, pero tienen una buena rotación en el roster con Maurice Stokes, quien lideró la liga con 16.3 capturas por juego el año pasado. No tenían que elegir a Russell. También temía que un novato le advirtiera que exigiría un salario de $25,000 en su primer contrato profesional. Riqueza de la época.

Espectáculo de nieve para convencer a la realeza

Pero como nunca sabrás, el mítico dueño del Celtic, Walter Brown, quiso dejar todo amarrado. Llamó a su homólogo de los Reales para preguntarle sobre las intenciones de la franquicia con respecto al draft. Para terminar de persuadir a Russell de que venga, les promete dos semanas al año en Rochester para pasar el rato con Ice Cades, quien protagoniza y es dueño de un popular espectáculo de patinaje sobre hielo.

Con la selección número 1 en el draft ya despejada para Russell Racing, es hora de convencer a la selección número 2 en manos de los St. Louis Hawks. Y un golpe de suerte ayudó. Bien por los Celtics y uno de sus jugadores, Ed McAuley. El pívot, originario de St. Louis, pidió su transferencia al equipo de Missouri debido a la enfermedad de su hijo, que es una rara forma de parálisis cerebral. El entonces seis veces All-Star fue uno de los mejores jugadores de los Celtics, promediando 17,5 puntos y 5,9 rebotes en la temporada 55-56 a pesar de una difícil crisis familiar. Pese a ello, accedieron a buscar el traslado, dando preferencia personal.

Dos piezas clave para el desconocido Russell

Auerbach pidió a los Hawks que cambiaran a McCauley por Russell. Le preguntaron a Cliff Hagan, un jugador de St. Louis, ese Missouri racista, que sabía aterrizar, que había sido seleccionado en el draft de 1953 y aún no había hablado con los Celtics, porque llevaba tres años en el Army. . El gran entrenador de Boston corría el riesgo de perder dos piezas clave a expensas de ese pívot novato, pero le advirtieron que estaba casi acabado en ofensiva.

Bill Russell Defiende A Wilt Chamberlain.  / Ap

Bill Russell defiende a Wilt Chamberlain. / AP

El día del draft, los Reales seleccionaron a Seahago Green y los Celtics lograron su mayor gol después de realizar el canje más significativo en la historia de la NBA. En ese mismo draft de novatos, Boston eligió a Tom Henson como selección regional ya Casey Jones. Tres miembros del Salón de la Fama en un momento.

Lo de Russell fue el mayor ejercicio de ingeniería de transferencias en la historia de la liga y convirtió a Boston de un buen equipo a un campeón y luego a una leyenda. Los Celtics ganaron su primer anillo esa temporada, 56-57, antes de perder el año siguiente y agregar ocho en 1968 y 1969 para empatar la racha de no menos de 11 títulos en 13 años. Y todo bajo el control de ese central que no anotó un gol (terminó con una media de carrera de 15,1 puntos), rebote (22,5 de media sólo por detrás de Wilt Chamberlain) y defendió. como un poco Auerbach estaba convencido de que cambiaría el juego y tenía razón.

contributor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.